El pueblo, Palazuelos de la Sierra


Es una villa de la provincia de Burgos, de cuya capital dista 27 kms. Su población en la actualidad es de unos 40 habitantes, aunque esta cifra se multipica durante los meses de verano y los fines de semana. La única agricultura que existe son algunos huertos de regadío, en las cercanías del pueblo, y para deleite de seteros y senderistas, la única ocupación de los terrenos, son la ganadería de vacuno, y el coto municipal en el que abunda la caza mayor (corzo y jabalí sobre todo), y en menor medida la caza menor (perdiz y becada).

Palazuelos fue conocido como el pueblo de los siete molinos, las aguas del Matanza eran la energía utilizada por los siete molinos de una rueda que a mediados del siglo XVIII existían en el pueblo, hoy en día ya sólo hay uno en funcionamiento que es de uso comunal.

Su termino municipal ocupa una superficie de 15’7 km2, y el núcleo urbano esta a 1.115m., sobre el nivel del mar, se encuentra dentro de la Sierra de la Demanda, más concretamente, enclavado en las estribaciones de la Sierra del Mencilla, cuyo pico más alto, y que da nombre a esta sierra, el Mencilla, tiene una altitud de 1.932 m., aunque el techo de la Sierra de la Demanda burgalesa es el pico San Millán con 2.131 m.La inclinación de las tierras y las fuertes pendientes de su entorno hace que las aguas que lo circundan, río Seco y río Matanza, busquen con velocidad el valle del Arlanzón. El río Seco nace en el vecino pueblo de Villamiel de la Sierra, y el Matanza nace en Aguas Labradas, tierra de Juarros, a una altitud de 1400 m. recibe las aguas de varios arroyo en terreno de Palazuelos, y entrega su caudal al río Seco.

Es un pueblo de tradiciones arraigadas, como se puede apreciar en su cuidado traje típico, consistente en falda y camisa blanca de lino y con adornos de flores y mimbre en la cabeza formando una especie de corona, que da color y alegría al contraste con el atuendo blanco puro. Se visten los mozos y mozas con este traje para bailar a San Bartolomé, su fiesta patronal, que celebran el 24 de agosto. Los mozos y mozas bailan su danza más típica, que es el Baile Palitroque. Celebran también una romería al prado El Molino Bajero, ya que antes se ubicaba allí la desaparecida ermita de la Virgen de la Yedra, a la que recuerdan en la fiesta de Gracias, en el mes de Agosto. También la tradicional la matanza del cerdo, se hace en varias casas del pueblo en el mes de Diciembre

En la parte alta del pueblo se alza la iglesia parroquial en honor a San Bartolomé, construida sobre un templo anterior de estilo románico, de cuya época se conserva únicamente el ábside, con unos canes de escaso merito artístico, la actual fue terminada entre finales del siglo XVI y principios del XVII, en la que destaca su torre campanario. Es una construcción de piedra arenisca roja, que consta de tres naves. En su interior destacan tres retablos de madera policromada.